¡Contención!

Una de las cosas más difíciles para un bearded collie es no saltar sobre ti mientras le pides que te preste atención. Siempre quiere escucharte. Y escucharte muy cerca, para no perderse nada. Si encima en vez de a un único bearded te enfrentas a un grupo, la cosa se complica.

De vez en cuando, les invitamos a quedarse quietos un rato, aunque como podéis ver en el vídeo no todos quieren hacerlo. Cata es capaz de arrastar el trasero por el suelo para obecerte estando sentada, pero a la vez ir alcanzando posiciones para cuando le digas que ya puede subir a saludarte.

Incluso aunque no lo hagan del todo perfecto, les sirve para entrener la mente y bueno... "educa, que algo queda"